Con la entrada en vigor de la reforma que regula el teletrabajo en México, en específico el artículo 311, se dieron a conocer las obligaciones tanto de empleadores como de trabajadores, con lo cual se inició desde el martes 12 de enero la vigencia de las disposiciones contenidas.

Los derechos y obligaciones de las personas que entren en el esquema de home office o teletrabajo aplican para quienes desarrollen sus labores en más del 40% del tiempo en el domicilio del trabajador.

Obligaciones del empleador:

 

  • Proporcionar, instalar y encargarse del mantenimiento de los equipos necesarios para el teletrabajo. Por ejemplo: el equipo de cómputo, sillas ergonómicas, impresoras, entre otros.
  • Recibir oportunamente el trabajo y pagar los salarios en la forma y fechas estipuladas.
  • Asumir los costos derivados del trabajo a través de la modalidad de teletrabajo, incluyendo, en su caso, el pago de servicios de telecomunicación y la parte proporcional de electricidad.
  • Implementar mecanismos que preserven la seguridad de la información y datos utilizados por las personas trabajadoras.
  • Respetar el derecho a la desconexión de las personas al término de la jornada laboral e inscribirlas al régimen obligatorio de la seguridad social.
  • Promover el equilibrio de la relación laboral de las personas trabajadoras, a fin de que gocen de un trabajo digno o decente y de igualdad de trato en cuanto a remuneración, capacitación, formación y seguridad social.
  • Se deberá observar una perspectiva de género que permita conciliar la vida personal y la disponibilidad de las personas trabajadoras.

Obligaciones de los trabajadores y las trabajadoras:

 

  • Tener el mayor cuidado en la guarda y conservación de los equipos, materiales y útiles que reciban del patrón.
  • Informar con oportunidad sobre los costos pactados para el uso de los servicios de telecomunicaciones y del consumo de electricidad, derivados del teletrabajo.
  • Atender las políticas y mecanismos de protección de datos utilizados en el desempeño de sus actividades, así como las restricciones sobre su uso y almacenamiento.

 

En esta situación es que Luisa Alcalde Lujan, titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, indicó que se debe establecer por escrito las condiciones del trabajo por home office, el cual sea confirmado por ambas partes y en el cual se puede regresar a la modalidad presencial.

Con información de elfinanciero.com.mx.