Antes que nada, debemos entender que el éxito de una empresa, negocio o emprendimiento consiste en mantener unas finanzas sanas, las cuales son las que sostienen a futuro y programan los alcances y metas de un proyecto.

Conociendo esto es de suma importancia conocer la labor de los contadores, personal especializado en el registro, la categorización, así como del análisis de las operaciones financieras de la empresa o negocio.

La información que aporta el especialista en contabilidad es de un gran valor, ya que es necesaria para conocer el estado financiero de la empresa y como tal para la toma de decisiones y proyecciones a futuro.

Sin embargo, hay errores que se deben evitar y son de los más comunes:

  • No valorar adecuadamente los activos
  • Se debe realizar la amortización de bienes con criterios contables y no los fiscales
  • No valorar los instrumentos en los que invierte la empresa de forma correcta
  • Olvidar quitar de la columna de “haber” cuentas por cobrar en morosidad o los activos que perdieron valor.
  • No registrar correctamente las deudas que se encuentren en litigio que a todas luces pueden perder.

Por esta situación es muy importante contar con un contador especializado y actualizado en su área debido a que los registros contables son aquellos que le dan estabilidad al flujo de capital.

Con información de bancobase.com.