Un impacto que se refleja en la economía es la desaparición de empresas, esto a consecuencia de las medidas sanitarias y el distanciamiento, sin embargo, hay un tipo de empresas que han sido más resistentes en estos tiempos de crisis.

Hablamos de las empresas familiares, las cuales de acuerdo a un estudio del Instituto de Investigación Credit Suisse, son las que menos han despedido a su personal y tienen una mejor perspectiva a futuro.

El estudio se realizó entre 145 empresas familiares y 124 no familiares, arrojando como resultado un mayor nivel de resiliencia entre las primeras, así como un mejor desempeño por arriba del mercado.

“Su modelo financiero más conservador construido sobre menor apalancamiento y fuerte generación de flujo de caja ha demostrado ser una ventaja”

Instituto de Investigación Credit Suisse

¿Cómo lo lograron? Pues bien, de acuerdo al estudio esto se debe a que las empresas familiares tienen una probabilidad más alta para reestructurar sus negocios, ya que sus modelos se basan más en una flexibilidad desde empleador hasta los colaboradores.

El propio estudio coincidió en que las empresas familiares tanto como las no familiares, coinciden en que es “probable” que la fuerza laboral cambie a un esquema más flexible en lugar de tener empleados de tiempo completo.

Con información de elconomista.com.