Foto caabsadesarrollos.com

Las marcas se han visto afectadas con el paso del tiempo en la crisis sanitaria, sin embargo, este es un camino que venía augurándose ya con cierres de “malls” en Estados Unidos y lo que la propia pandemia provocó, un apocalipsis retail.

A esto se le sumó el boom de las compras en línea, que ya venían en un ritmo lento pero que poco a poco crecían en Latinoamérica, y que con las medidas de confinamiento han acelerado su crecimiento.

El panorama poco alentador de los centros comerciales en Estados Unidos ya venía desde el 2019, el sector del retail cerró 6.000 centros, lo cual ya venía como tendencia desde el 2018, por lo que en este 2020 la situación no va a cambiar.

En la misma línea la transformación incluye a conversión en “dark kitchen” es decir puntos de entrega de logística de alimentos, donde los servicios de envío de alimento son aprovechados por varias marcas en un solo punto y de ahí enviar los pedidos.

Centro comercial abandonado en E.U.

Siendo la tendencia marcada, el cambio en las condiciones de los contratos para la renta en los centros comerciales, ya no solo es flexibilizar la ocupación, ahora no es viable contratar un espacio por más de 3 años y mucho menos pensar en tiempos amplios.