Con la entrada en vigor del nuevo tratado de comercio entre México, Estados Unidos y Canadá, desde este 1º de julio, el cual sustituye al Tratado de Libre Comercio (TLCAN), se abre un nuevo capítulo en las relaciones de negocios entre los tres países.

Este nuevo tratado se distingue por modificaciones y actualizaciones en los capítulos que contiene el T-MEC, pasando de 22 en el TLCAN a 34 para el actual, haciendo énfasis en combate a la corrupción, salarios, medio ambiente, comercio electrónico, entre otros.

En México se prevé que los beneficios recaigan, entre otros, en la administración aduanera y facilitación comercial, agricultura, dispositivos médicos y transparencia farmacéutica, anticorrupción y comercio digital.

El panorama en 2019 para las Pymes indicaba que generan el 51% del PIB además de proveer al empleo con el 72% del empleo formal.

El comercio digital obtiene un punto importante en los capítulos del nuevo tratado:

  • Busca promover e incentivar la innovación de contenidos, productos y servicios digitales, de alta calidad, lo que cambiará la forma en que las empresas interactúan con sus clientes.
  • Fomentar un entorno digital seguro para las transacciones electrónicas.
  • Impulsar el crecimiento del comercio digital, aportando esquemas legales para garantizar su funcionamiento entre las partes involucradas.
  • Evitar la discriminación de productos digitales
  • Promoción de más oportunidades para que las Pymes y emprendedores mexicanos participen en las cadenas de valor de América del Norte e incrementen sus exportaciones.

Este nuevo capítulo abre una nueva forma de comerciar, donde lo digital no estaba previsto en el anterior tratado, previendo con esto mejoras para las Pymes y su introducción en el comercio entre América del Norte, de forma digital.