Durante esta crisis sanitaria observamos como muchos sectores económicos fueron golpeados por el virus Covid-19, uno de estos fue el inmobiliario, por lo que en esta ocasión abordaremos un poco sobre los bienes raíces o real state.

Empecemos explicando que en el país se trabaja este sector por medio de inversiones, a los que se les conoce como Fibras que son los Fideicomisos de Inversión en Bienes Raíces; México cuenta actualmente con 15 de las llamadas Fibras.

Estos fideicomisos operan con más de mil 750 propiedades, que son aproximadamente 24 mil metros cuadrados, mientras que en activos se calcula que llega a los 27 mil millones de dólares.

El impacto de la epidemia en el sector no es mínimo, ya que dentro de esta esfera los más afectados fueron los hoteles, el comercio y las oficinas; mientras que, en la industria, el almacenamiento y el educativo no se vieron tan afectados.

Y a pesar de que se lograron convenios para el alojamiento del personal de la sanidad en los hoteles por parte del gobierno, los hoteles fueron de los más afectados con una desocupación de hasta un 90%.

Las fibras que tuvieron pérdidas fueron Fibra Hotel, Fibra Shop (Centros comerciales), Fibra Uno (Inmuebles, oficinas, entre otros); por otra parte, Fibra Macquarie (con portafolio comercial e industrial) tuvo un crecimiento del 14%.

Sin embargo, este mercado es muy flexible debido a que hay ciertos momentos donde dependiendo el objetivo, es apropiado comprar para unos y vender para otros, además de que la nueva normalidad provoca modificaciones en los contratos.

Con información de obras.expansion.mx.