Se sabe que las Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (Sofomes) son sociedades anónimas las cuales se encuentran registradas en la Condusef; dentro de sus actividades realizan el otorgamiento de crédito, arrendamiento financiero o factoraje financiero.

Para el caso de las Sofomes podemos ejemplificarlas en el ámbito automotriz, por ejemplo, en los inventarios, en los que el financiamiento proviene de las plantas armadoras, lo cual genera un interés con los terceros.

Esto provoca que la salida de efectivo por el interés generado esté dentro de las más importantes junto al pago de nóminas y compras a fabricantes, por lo cual con la Reforma Fiscal 2020 se restringieron deducciones a estos gastos.

Con el ejemplo anterior sobre el sector automotriz, vemos que esto impacta en gran medida para el apalancamiento financiero de la economía del país, ya que a las Sofomes no se les permite deducir por créditos incobrables.

Por esta razón se discutirá en la Suprema Corte de Justicia de la Nación un proyecto de equidad, donde se les permita deducir en la misma manera que ya lo hacen los bancos y las aseguradoras, bajo la propia Ley del Impuesto Sobre la Renta.

El caso se presentará vía Santander Consumo, en la que el proyecto de la corte señala que no hay igualdad entre las Sofomes y las instituciones de crédito, ya que las primeras no otorgan servicio público de banca y crédito ni obtienen recursos de las personas.

Este caso viene a mostrar el impacto a estas instituciones de financiamiento que, como ejemplificamos anteriormente en el sector automotriz y financiero en general, impacta en gran profundidad y más en el momento que se necesita de más créditos.

Este caso se suma a la alerta que emitió la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores A.C. en diciembre del año pasado, donde ya veían llegar una problemática en su sector y que ahora impactara en el sector financiero.

Con información de elfinanciero.com.mx y amda.mx